40 trucos económicos de los amish para mantener nuestras casas en orden

Cuando se trata de vivir con un presupuesto ajustado, los amish lo tienen claro. Suelen ser extremadamente frugales, lo que significa que tienen un montón de trucos y consejos caseros que te ayudarán a mantener tu casa en orden sin arruinarte. Y quién sabe, puede que incluso te guste su estilo de vida sencillo, antiguo y familiar, y te preguntes si podrías aplicar algunas de sus filosofías a tu vida.

1. Limpiador de suelos con aceite de oliva

Los amish no sólo utilizan el aceite de oliva para cocinar, sino también para limpiar el suelo. En un cubo grande de agua caliente, añaden unas gotas de aceite de oliva, vinagre y zumo de limón. Esta solución sirve para fregar el suelo y suele ser tan eficaz como cualquier químico que se compre en una tienda.

2. Trueque con tus vecinos

Las comunidades amish están muy unidas y suelen ayudarse mutuamente si necesitan algo. En este sentido, las familias suelen hacer trueques para conseguir lo que necesitan y todos quedan contentos. En nuestras vidas, en lugar de comprar algo nuevo, quizá deberíamos probar a ver qué están dispuestos a intercambiar nuestros amigos o familiares.

3. Aprende oficios como la construcción y carpintería

Si algo va mal en una granja amish, no "llaman al tío". Todos los amish se crían en un ambiente que les anima a aprender a hacer todo por ellos mismos, ya sea confeccionar su ropa, construir su casa o fabricar sus muebles. Lo más probable es que lo que vaya mal lo puedan arreglar ellos, así que no hay necesidad de pagar a nadie.

4. Eliminador de moho hecho por los amish

La acumulación de moho y hongos en un cuarto de baño es una batalla constante, pero los amish no la combaten con productos químicos de las tiendas. Mezclan cuatro tazas de agua tibia con media taza de bórax y añaden unas 15 gotas de aceite esencial de tomillo. Pulveriza esta solución sobre las zonas afectadas, espera cinco minutos a que haga efecto y luego limpia con una esponja.